abril 13, 2007

En el país de las maravillas

En estos dieciocho meses he ido descubriendo diversos usos para un blog, algunos previsibles, otros insólitos. Uno de los más gratificantes es cruzar, como Alicia, el espejo, y conocer en persona a un "lector crítico". Hablo aquí de Palimp, el alma del Cuchitril Literario, un blog de lectura compartida con un enfoque original (son sus suscriptores quienes "votan" el libro que comentará).

Palimp se sumó a la campaña "Diez libros gratis". Aprovechando la circunstancia de que ambos vivimos en Barcelona, en vez de recibir su ejemplar por correo, lo vino a recoger en persona. Hablamos, lo leyó y publicó una de las primeras reseñas de Un hombre de pago.

Hemos mantenido el contacto desde entonces pero no volvimos a cruzar el espejo hasta el martes, cuando coincidimos en la presentación del libro de Josep. Nos pusimos al día de las peripecias respectivas, literarias y no. Y cuando ya nos íbamos, Palimp me regaló un punto de libro dedicado a Augusto Monterroso, con foto del autor, biografía y una selección de textos.

Las cosas nunca suceden porque sí, y por eso quiero compartir uno de los textos de Monterroso que él compartió conmigo en ese punto de libro. Se titula "El mundo" y dice así:

"Dios todavía no ha creado el mundo; sólo está imaginándolo, como entre sueños. Por eso el mundo es perfecto, pero confuso".

Desde el país de las maravillas, feliz fin de semana.

2 comentarios:

FRAC dijo...

Perfecto Monterroso, siempre tan agudo!
Si el mundo no fuera confuso, ¿existiría la literatura?

Feliz fin de semana!

Palimp dijo...

Fue un placer volver a verte y un suplicio no poder anunciar novedades... ¡Suerte con todo!