septiembre 22, 2006

"Yo soy de las que se enamoran"

Así titulaba "La Vanguardia" de ayer su entrevista a la actriz Concha Velasco. La artista continua su afirmación y dice: "porque es que además siempre me enamoro del que no toca y metiendo la pata".

Esa frase la podrían haber pronunciado, perfectamente, tanto Rosa como Bel. Quizás porque el sentimiento de inadecuación impregna a todas (¿casi todas?) las mujeres que viven en Un hombre de pago.

Y es que la vida es circular. Que me lo digan a mí, inmersa de nuevo en la pesadilla de la cubierta para la nueva edición. Ya la viví en octubre pasado. Un año después, el momento se repite, esperemos que con idéntico final feliz. De momento, yo también me siento inadecuada.

PD: Amigos comentaristas de este blog: estaré lejos del teclado hasta el martes. No os extrañe pues que vuestros comentarios no puedan verse hasta entonces, porque requieren moderación manual. Gracias por la paciencia.

4 comentarios:

Fernando dijo...

Así como los hombres deberían poner más corazón y menos partes innobles en sus relaciones amorosas, creo que las mujeres deberían poner una pizca menos de corazón y algo más de razón por su parte. Eso evitaría una buena ración de sinsabores y equivocaciones, porque los hombres no somos nada difíciles de analizar y, en consecuencia, prever los resultados.

Neus dijo...

Fernando,

estoy de acuerdo en que las mujeres tenemos que ponerle más cabeza. Pero analizaros sí es difícil, créeme (hablo por experiencia :-)

Xènia dijo...

Quizas sea cierto que muchas veces nos equivocamos al enamorarnos, especialmente porque en lo bueno como en todo en la vida ya está ocupado.
Y como dice Neus, los hombres no son tan faciles de analizar porque en algunas ocasiones se esconden el la cueva cuando se sienten atrapados en el amor...temor, miedo???

Neus dijo...

Xènia,

yo creo que va a ser miedo, fíjate. Y lo curioso es que a menudo es un sentimiento compartido...