junio 05, 2008

"El cuerpo de ellos también tiene precio"

Entre las múltiples peripecias experimentadas por Un hombre de pago y su autora en el tiempo que llevamos del brazo destacan algunas singulares. Por ejemplo, que un día te llame una estudiante de master desde Bilbao y te diga que está preparando su trabajo de tesis sobre la prostitución masculina y que si puede entrevistarte. Eso mismo hizo Karen y, por allá el mes de marzo, la novela y servidora nos convertimos en objeto de estudio.

La reportera me informa ahora amablemente de que ya ha entregado el reportaje en cuestión. Son cuatro páginas encabezadas por el titular "El cuerpo de ellos también tiene precio" y dedicadas a analizar la prostitución masculina. En la página 4 mi declaración "Tarde un año en conseguir una clienta que me contara su experiencia con un gigoló" (¡bien cierto!) abre la entrevista que me hizo Karen.

Le agradezco el interés y el respeto con el que ha trascrito los contenidos de nuestra conversación. Su pieza es para mí especial, por cuanto supone la primera referencia pública a mi nueva novela, la segunda parte de la trilogía que se inicia con Un hombre de pago.

6 comentarios:

Gonzalo Martín dijo...

Muy interesante.

Leo que estás en la cuarta negociación. ¿anterior o posterior a que habláramos?

Ponme al día, que me muerdo las uñas.

Neus dijo...

Gonzalo: ahí estamos. Donde estabamos. A ritmo de sprint de tortuga, vamos... ¿Todo bien?

Anónimo dijo...

MANIX DIJO:
las personas no tienen precio
la dignidad, sí
la prostitución no es ningún salto adelante; admitir las ganas de follar, sí
veo nítida la diferencia...

Neus dijo...

Manix: 100% de acuerdo. Lo que me interesa es el por qué, ahora, esta opción está despegando con fuerza, es decir, por qué ahora los hombres no ven a mujeres llegadas a una edad (o ellas creen que no las miran).

Gonzalo Martín dijo...

Vamos tirando: el libro que te dije retrasa la firma. siempres es así, lento, lento.

Anónimo dijo...

MANIX REFLEXIONA...
hemos tejido entre tod@s una red (que no una web) que nos seduce engañosamente: la eterna juventud!
pero no se trata de espíritu joven, no; se trata de piel joven, tetas jóvenes, pose joven...ahí no hay nada que hacer, a menos que una madura, qué feo!, una mujer adulta, demuestre que es agradable y folla rico, sí folla rico PERO CON SUS PROPIAS CURVAS PODEROSAS!!!