julio 03, 2007

El amigo invisible

El viernes tuvo lugar el segundo encuentro "Bitácoras y libros", organizado con tino como siempre por el Cuchitril literario. El propio promotor ha reseñado la experiencia y a su reseña me remito.

Además de cena riojana y conversación, la velada incluyó intercambio de libros entre amigos invisibles que al final no lo fueron tanto. Servidora con las prisas tuvo que recorrer a la propia obra, cosa que es de tremenda mala educación. Un hombre de pago está ahora en manos de MezKal, quien a su vez escogió Mercaderes del espacio, el libro que recibí.

También recibí otras dos propuestas interesantes. Por un lado, la petición del promotor de aparecer en mi nueva novela, la segunda parte de la trilogía. Sólo puedo decir que la frase que ha escogido para su personaje se las trae. Pero no pude negarme, y más teniendo en cuenta que me regaló un libro increíble: Suecia. Infierno y paraíso. Banda promocional: "7ª edición. ¿Hacia el completo desenfreno sexual? Edición ilustrada". Como artilugio marquetiniano el texto se las trae, dado que las susodichas ilustraciones corresponden en realidad a variadas fotografías de la ciudad de Estocolmo. El autor es el periodista napolitano Enrico Altavilla y la obra, traducida del italiano por Plaza & Janés, se publicó en 1969 (7a ed. 1972). La miro y pienso en lo ingenuos que éramos. O somos.

PD: La próxima cita es el lunes 9 a las 19.30 h. en la FNAC Barcelona La Illa, donde una servidora conversará con quien quiera acompañarla sobre literatura femenina y sobre Un hombre de pago.

1 comentario:

Palimp dijo...

¡Pero si es una frase muy normalita! :)

Nos vemos el lunes que viene.

Un abrazo.