junio 25, 2007

A propósito de la Chick lit

La FNAC me invita a hablar de Un hombre de pago en el contexto de un ciclo de presentaciones sobre Chick lit que programan para el próximo mes de julio.

Esta "literatura urbana para mujeres" es un subgénero confuso. De entrada, la edad de las lectoras a quienes se dirige varía. Diversos críticos y la propia wikipedia la situan entre los 20 y los 30 años. Otros consideran que el target se amplia, si pensamos que la obra -y serie televisiva- de referencia es "Sexo en Nueva York". A mí me parece que la distancia entre las heroinas de Marian Keynes -pongamos por caso- y los amantes de Kim Catrall/Samantha es considerable, demasiada para echarlo todo en un mismo saco.

Este subgénero escrito por y para mujeres goza de dudosa reputación. La escritora Espido Freire considera que "la chick lit es una literatura de bajísima calidad, sencilla de seguir y de leer incluso en su idioma original, casi siempre el inglés". Quizás por eso, en palabras del crítico Matías Néspolo, "a diferencia de la novela negra, la rosa no goza en España de mucho prestigio. Muchas escritoras reconocen sin ambages que lo suyo es temática sentimental, pero pocas están dispuestas a aceptar que practican el género. Con su última variante, el chick lit, sucede lo mismo con el agravante de que la nueva narrativa urbana de mujeres aún no ha prendido con fuerza. A pesar de que hay varias autoras como Ángela Vallvey, Silvia Uslé o Empar Moliner que la practican sin saberlo".

Por mi parte, repito lo dicho: me siento más cómoda adscrita a la "literatura de tocador", entendida como "perspectiva femenina, moderna, y desprendida de la moral social" . Al menos hasta que los pecados de que se acusa a la chick lit se formulen de modo que podamos confesarnos y expiarlos incluso.

PD: La presentación será en FNAC -Illa Diagonal -Barcelona el lunes 16 de julio a las 19.30. Más información en cuanto la tenga.

4 comentarios:

Palimp dijo...

Allí estaremos.

silviaeny dijo...

Pues yo todavia no acabo de entender porque me han metido en el mismo saco que Angela Valley, Empar Moliner o la odiosa Candace Bunshell(?).Sigue siendo un misterio para mi.

Referente a la denominada Chick lit...mi teoria es que de alguna manera sustituye a la obsoleta "Novela Rosa femenina de antaño.
La problematica femenina ha cambiado (gracias a Dios!) y las mujeres andamos buscando una nueva ejem...identidad (?). Ya no interesan las novelas en las que la protagonista buscaba un principe azul proveedor que la solucionaria todos los problemas.

Necesitamos nuevos modelos de rol que se ajusten a la realidad contemporanea y con los cuales las feminas nos podamos identificar un "poquito" con el fin de reirnos "una miaja" de nosotras mismas.

un saludo.

S

Fernando dijo...

Yo también me apunto a la literatura boudoir, y me siento cómodo con la etiqueta, puestos a que me la pongan o a ponérmela yo mismo.

Neus dijo...

Silvia,

muy de acuerdo contigo. En cualquier caso, al final lo que cuenta es trascender las etiquetas, escribir bien y leer buenos libros, con independencia del sujeto, del objeto y del color.

Fernando: ¡ya sabía yo que acabaríamos coincidiendo!

Gracias a los dos por comentar.