diciembre 21, 2006

Escritora de tocador

"La opinión de Málaga" publicó el sábado una reseña de Un hombre de pago. El también escritor y crítico Guillermo Busutil inscribe la novela en lo que denomina "Literatura Boudoir", en una "perspectiva femenina, moderna y desprendida de la moral social".

Agradezco al autor el detalle con que resume la trama y su visión crítica de los aciertos y puntos de mejora de mi novela. Le agradezco que la valore como texto, más allá del exotismo social. Y le agradezco, como marco referencial, el concepto de "literatura de tocador".

Busutil empieza su reseña aludiendo a la "habitación propia" que reclamaba Virgina Woolf para las mujeres. En la habitación, un tocador. Un espacio mental ideal: soy y me siento escritora boudoir.

PD: Más alegrías: ya funcionan los comentarios y se pueden firmar.

PPD: "Boudoir" -ahora recuerdo- es también el nombre de un perfume de la diseñadora Vivianne Westwood. Lo utilicé en una época de mi vida. Acabo de recordar exactamente cuando. Acabo de recordarlo todo.

3 comentarios:

Liter-3 dijo...

Literatura de tocador, escritora boudoir... mmmmm, imagino que los editores, siempre dispuestos a definir colecciones, estarán exultantes con esta perla!!!

En cuanto a la valoración del texto de "Un hombre de pago" quisiera hacer una aportación. La prosa es impecable, limpia, algo muy propio de los traductores, creo. Consiguen que el texto camine con facilidad.

Las buenas ideas suelen encajar con otras ya existentes, es este caso, la conexión con aquel perfume.

Felices Fiestas!

Xenia dijo...

Rememorando un libro fascinante y de gran actualidad “El perfume” (no precisamente de tocador) puedo afirmar por propia experiencia que el sentido del olfato es el que mejor y más rápidamente nos hace revivir momentos vividos. Hay un perfume para cada momento de nuestra vida…
Un hombre de pago ha sido mi primer regalo de navidad a una amiga. Espero que le lo disfrute sentada frente a su tocador ;-)

Felices Fiestas para todos!

Emilú Soares dijo...

Neus, leyengo tu blog he decidido leer tu novela.

Por cierto, hablando de Virginia Woolf y de asuntos de tocador ¿has leído el diario de Carmen Martín Gaite: Mi visión de Nueva York?

Descubrí ese diario el año pasado y entusiasmada escribí una reseña pequeñita, que te paso aquí por si te interesa: http://asadog.blogspot.com/2006_09_01_archive.html
Ya me contarás.

Enhorabuena.